lunes, 31 de marzo de 2014

Perder el Norte...




Friedrich Nietzsche hablaba sobre captar en lo que se ha escrito el síntoma de lo que se ha callado y yo podría hasta acariciar con mis propias manos silencios con  tal vida propia que  capaces son de ocultar verdaderos paraísos y tórridos infiernos haciéndolos todo uno  mientras gritan ahogados hermosas promesas a un ídolo completamente sordo.
Existen instantes en los que todo se paraliza y uno no le encuentra de repente explicación lógica a ninguna cosa ya.Uno puede estar sentado en cualquier sillón y a la vez dando volteretas por el aire;se puede simular y hasta hacer creer al Mundo entero que nada nos importa mientras cualquier nimiedad parece de repente cobrar significado por sí sola;puede uno hacer mutis por el foro mientras su mente rebosa de ideas;decir esto y pensar aquello...¡Todo es posible entonces cuando ya nada lo parece!
Pura contradicción : Lo que en su día resultaba gracioso,se torna aburrido súbitamente;el más absoluto cansancio muta a la más incondicional energía.
Cualquier simpleza es ávida a convertirse en un acontecimiento fascinante a la par que en una pura catástrofe.
No sabe aquel,si debería mudarse bien lejos o quedarse allí ya para siempre.
Es ser consciente de que estás haciendo el ridículo pero tenerle un infinito apego a la mascara de payaso o ser un niño una vez más y cruzarte de brazos realmente obstinado mientras te ofrecen toda clase de presentes en tu fiesta de cumpleaños porque tú lo que quieres es aquella galleta : Ni el robot asesino,ni la tarta gigante ni mucho menos al simpático mago ahora mismo asediado por medio centenar de criaturas indómitas persiguiendole embelesadas.
Si por un momento supiste al leerme,mi apreciado seguidor,de lo que insinúo a través de estos renglones a caballo entre la total discreción y la más descabellada insensatez,entonces deberías estar ya poniéndote en lo peor...o quizás en lo mejor,nunca se sabe.

viernes, 7 de marzo de 2014

El burro y la zanahoria...




Nunca dejes que nadie te convierta en un burro detrás de una zanahoria...¡Nunca!...¡Jamás!,por lo que más quieras...que debería ser a ti mismo.

Nadie es esbirro de nadie y yo tampoco se rogar.

No hay escalones,solo un poco de cuesta a veces en la que estamos todos pero por muy avanzado que te creas no te separa suficiente altura de mi como para mirarme por encima y viceversa.

No te quedes anclado : Estas solo,ya te parezca jodido o maravilloso, y, aunque el resto del equipo fueran estupendos,todos somos del bando contrario: Del nuestro y así es como es.

Cada uno debe ganar su propia carrera...entiéndelo y no pares por nadie ni bloques a ninguno su llegada a la meta.

En el transcurso de la olimpiada,quizás encuentres contrincantes que vayan a tu ritmo y puede que coincidáis una parte del camino...incluso hay quien coexiste travesías completas hasta el final,aunque en estos tiempos que corren,y valga la redundancia,parezca más probable ganar la lotería,así no hayas jugado a la misma en tu vida.

Sea como sea no se trata de dolor,no tienes que pisar a nadie ni mucho menos dejar que te lo hagan a ti pero si alguna vez tropiezas con alguno y eres un buen deportista,dale la mano,mírale a los ojos con toda tu verdad,pídele perdón si crees que ha sido por tu culpa y sino acepta sus justificaciones pero sigue adelante porque la vida no es más que eso.

No te quedes ahí paralizado,esperando como un tonto, porque quien vaya a tu lado no te va a hacer esperar ni tampoco se te adelantará y, si lo hace, es que no iba tan a tu lado como creías, así que olvida y sigue y no te preocupes más de los que perdiste de vista desde tu carril: Quizás coincidas con alguien más adelante o quizás no pero con quien sí que lo vas a hacer el resto del viaje es contigo mismo así que procura tratarte bien.

Como dijo Albert Camus : "No camines delante de mí, porque puede que no te siga. No lo hagas detrás porque puede que no te guíe. Camina junto a mí y sé mi amigo".

Se tu propio amigo pues y no persigas a ninguna sombra.Se amigo de los demás y no ensombrezcas a nadie su marca...no se puede forzar un ritmo ni una velocidad aunque a veces sea cómodo ir a la de los demás para no tener que correr solo... pero al final si lo coaccionamos todo,tarde o temprano alguno acabara aburriéndose o hastiado,desesperado o extenuado,abatido o consumido o agotado...cansado de todo.